Skip to content

BRISAS TÉRMICAS: BRISA MARINA Y BRISA TERRESTRE



La Brisa Térmica: Brisa Marina y Brisa Terrestre.-


  Las brisas térmicas son vientos locales que se producen debido a la diferencia de temperatura entre las superficies del mar y la tierra. En términos náuticos, los conocemos como "Térmicos". Para entender bien la circulación del aire entre la costa y la tierra tenemos que diferenciar entre el día y la noche. Por el día, la tierra se calienta antes al darle el sol y el mar tarda mucho más en calentarse. En cambio, por la noche ocurre lo contrario, el mar mantiene más tiempo su temperatura y la tierra se enfría antes.


  Siempre se ha dicho que el mar es un "regulador de la temperatura" pues se calienta y se enfría más lentamente que la tierra, por lo que los cambios de temperatura son menos extremos en la costa que en el interior. En la costa los cambios de temperatura son más suaves entre el día y la noche, en el interior los cambios son más bruscos. La causa es que el agua absorbe y desprende calor a diferente velocidad que la tierra. La tierra lo hace muy rápidamente; en cambio, el mar lo hace con mucha más lentitud. Esta diferencia provoca una gran diferencia de temperatura entre el mar y la tierra. 


   Estas diferencias de temperatura entre la superficie del mar y la tierra provoca un circulación del aire entre estas dos zonas. Tenemos que tener en cuenta que la zona que esté más caliente provocará que el aire ascienda y como consecuencia se llenará ese "vacío" con el aire más frío de la otra zona. Por el día se produce una circulación de aire de mar a tierra al calentarse la tierra más que el mar, por la tarde-noche se produce una bajada de esta circulación y cuando vuelve a producirse una diferencia de temperatura relevante entre el mar y la tierra se vuelve a producir una circulación de aire de tierra hacia mar. 


  En primavera, verano y los días despejados sin nubes provocará una mayor circulación de este aire desde la zona más fría hacia la zona más caliente. En estas condiciones es cuando la brisa térmica adquiere su mayor intensidad, lo ideal para la formación de la Brisa Térmica es que exista una diferencia de unos 5º entre el mar y la tierra por la acción diurna del calentamiento por el sol. En invierno, otoño y los días nublados la brisa será más suave.


  El viento es el movimiento del aire horizontal para compensar las diferencias de presión (anticiclón, borrasca, isobaras, ...). Cuando estas diferencias de presión no se producen es cuando podemos hablar de las Brisas Térmicas. 


La Brisa Marina o Virazón.-


  La brisa marina se produce por el día, el sol calienta más rápidamente la zona terrestre que la zona de mar, se provoca un gradiente térmico ascendente, el aire que se encuentra en tierra asciende al estar más caliente, creando una circulación de aire de mar hacia tierra para llenar la zona del aire ascendente. Esta circulación de aire por diferencias de temperaturas provoca que se cree la "Brisa Marina o Virazón".


  La brisa marina, por el día, suele soplar con una intensidad entre fuerza 3 a 5, lo normal es alrededor de los 15 nudos. A mayor diferencia de temperatura entre el mar y la tierra mayor intensidad del viento.



La Brisa Terrestre o Terral.-


  La brisa terrestre se produce por la noche, conforme va desapareciendo el sol la tierra comienza a enfriarse más rápido que el mar y baja la velocidad de la circulación del aire, llega un momento en que esta circulación disminuye notablemente con una bajada de viento térmico. Por la noche, el mar mantiene más tiempo su temperatura provocando una circulación de aire inversa a la del día, el aire que se encuentra en el mar comienza a ascender al estar más caliente y el aire frío de tierra viene a ocupar ese espacio. Esta circulación produce la "Brisa Terrestre o Terral".


  La brisa terrestre, por la noche, suele ser suave, no se produce tanta diferencia térmica entre la tierra y el mar. Y conforme avanza la noche la temperatura del mar va perdiendo calor, provocando una bajada de temperatura, acercándose a la de tierra, bajando la intensidad de la brisa térmica. Cuando las temperaturas entre ambas zonas se vuelven a acercar la circulación de aire disminuye, llegando al final a crear una zona de calma que puede ser de varios kilómetros y posteriormente, si vuelve a calentar el sol, se volverá a crear la "Brisa Marina o Virazón" y se puede volver a repetir el ciclo si el gradiente isobárico no es muy fuerte.